domingo, 21 de agosto de 2016

Liu aceleró el ritmo en ese último quilómetro

Ya en el último quilómetro, Lupita González daba la sensación de que lo iba a conseguir. Tomó la cima por un escaso metro, quizá menos, y estaba todo cantado para el Oro. "¡Al fin!" se escuchaba entre la prensa;


"¡México, México!" entre los apasionados tricolores, que como es lógico apoyaban a la mexiquense. Mas la china, medallista de bronce en la ciudad de Londres y campeona Mundial en dos mil quince, no se iba a rendir.


Liu aceleró el ritmo en ese último quilómetro, tal vez en los últimos quinientos metros y se llevó la presea dorada. Lupita ya no estaba para mudar el ritmo, no estaba para apresurar sino más bien para sostener ese paso incesante que siempre y en todo momento la tuvo en la cima y de esta forma lo hizo. Una medalla de plata ya tenía su nombre y eso absolutamente nadie lo iba a mudar.


La atleta de veintisiete años hacía historia, sin saberlo y dejando todo. Lograba igualar a Ana Guevara con esa medalla de plata, las únicas mujeres mexicanas en conseguir medallas en atletismo y las dos lo hicieron con exactamente el mismo metal. Mas no solo esa historia escribía la marchista, asimismo se transformó en la primera mujer que le da a México una medalla en marcha. La décima medalla de la travesía olímpica la logra una mujer, la consigue María Guadalupe González, las otras 9 siempre y en todo momento fueron hombres: 3 oros, 4 platas y 2 bronces. Ahora solo hay que darle las gracias a Lupita, darle su sitio en el Olimpo y soñar con que no sea la última gloria que le de al país. Ceremonia Clausura Olimpiadas